lunes, 2 de enero de 2012

Estamos hechos de la misma materia que los sueños.

¿Alguna vez te has parado a pensar la diferencia entre hacer reír a una persona y hacerla sonreír?
Hacer reír a alguien es fácil, es tremendamente fácil, basta con hacer una estupidez o una burla o cualquier tontería. 

Hacerla sonreír, sonreír de verdad, con ganas, lleva tiempo, meses, años. Pero a veces encuentras esa sonrisa perfecta en solo cinco minutos y te das cuenta de que no es una única sonrisa, que con ella surge la tuya. Entonces solo en un segundo sabes que quieres levantarte todos los días al lado de esa sonrisa.

4 comentarios:

  1. Esos segudos que marcan una vida :) linda actu!

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Creo que eres increíble, en particular esto ultimo de las sonrisas me ha encantado, de verdad, creo que es totalmente cierto, pocos tenemos la suerte de encontrar esa sonrisa en poco tiempo que consigue que veas las cosas desde otro punto de vista y creer que vives por algo, que te marca.
    Cada dia miro este blog y me sorprendo de la manera que tienes de escribir, te envidio, y a la vez te doy las gracias, sigue asi! un abrazo, de una admiradora ;)

    ResponderEliminar